domingo, 23 de agosto de 2009

Carpe Diem

Leyendo unos poemas un tanto antiguos, pero llenos de sentido pese a la distancia de los años, reencontré este poema de Horacio intitulado "Carpe Diem". Sería interesante ver qué entendía él por "atrapa el día" y qué es lo que vulgarmente se entiende como tal.

La traducción que viene a continuación es la que se encuentra en el libro Antología de la poesía Latina (Madrid: 1995), a cargo de Luis Alberto de Cuenca y Antonio Alvar.

"Carpe Diem"

Tu ne quaesieris (scire nefas) quem mihi, quem tibi
finem di dederint, Leuconoe, nec Babylonios
temptaris numeros. Vt melius, quidquid erit, pati!
seu pluris hiemes, seu tribuit Iuppiter ultimam,
quae nunc oppositis debilitat pumicibus mare
Tyrrhenum: sapias, uina liques et spatio breui
spem longam reseces. Dum loquimur, fugerit inuida
aetas: carpe diem, quam minimum credula postero.

Carminum I, 11



(Traducción)

No pretendas saber, pues no está permitido,
el fin que a mí y a ti, Leucónoe,
nos tienen asignados los dioses,
ni consultes los números Babilónicos.
Mejor será aceptar lo que venga,
ya sean muchos los inviernos que Júpiter
te conceda, o sea éste el último,
el que ahora hace que el mar Tirreno
rompa contra los opuestos cantiles.
No seas loca, filtra tus vinos
y adapta el breve espacio de tu vida
una esperanza larga.
Mientras hablamos, huye el tiempo envidioso.
Vive el día de hoy. Captúralo.
No fíes del incierto mañana.

No hay comentarios: