martes, 2 de septiembre de 2008

María González, a flor de piel

Entrevista a fondo:
- ¿qué te gusta más: la clara o la yema?
M.G.: la clara poh
- ¿y qué es primero, el huevo o la gallina?
M.G.: no tengo idea, yo cacho que la gallina
- Un lugar donde te guste descansar
M.G.: en mi camita con mi guacho pelao
- Donde te guste comer lo mejor de Chile
M.G.: el mercado central, la vega chica y de repente cuando mi mamá me lleva comida hecha por ella a mi casa

María González nació el 5 de mayo de 1958, tiene dos hijos ya grandes y su única pasión fuera de la casa es contar historias a la gente en la calle. Se para en una esquina e imagina que todo el mundo la oye, entonces es cuando vocifera que los marcianos nunca han venido, que un día un elefante se comió el autito de su hijo en el zoológico, que su marido está cesante pero no le interesa pedir monedas y que si le tiran algunas al suelo mientras habla, sería lo peor que pudieran hacerle. Porque María no quiere limosnas.


2 de septiembre de 2008

3 comentarios:

mario dijo...

Complacido veo que ha entrado otra tirada de signos al blog, por tanto tiempo abandonado. Màs mejor (en honor al gran guatón Santibánez que ha fallecido esta semana) es ver que el sujeto de la enunciación es lejos una de las mujeres más lindas del planeta: Rocío!!!
Sólo un comentario. La última oración, eso de expresarse,....mata todo el ritmo,.....suena a diablos.
Eso sólo un comentario.
Beshos!

René dijo...

Te lo dije, Rocío... te lo dije... ese final es mejorable.

Pero fuera de eso, el texto está bien escrito. Tremenda idea la que me contaste al respecto. Estoy esperando leer más.

Rocío dijo...

mmmm tienes razón Mario

es como muy súbito y desencadena algo esperable y apurado

gracias por vuestras observaciones y alabanzas :)

besos a ambos, los quiero